domingo, mayo 31, 2009

ELLA

Hoy sin querer, porque hoy no quería nada, he visto uno de esos amaneceres que pintan a película y he pensado en ella.
En el horizonte, untado de frambuesa, se han fundido el sol y la luna diciéndose “hasta luego”, y he vuelto a pensar en ella.
La mañana nacía silente, pausada, de domingo; merecía la pena cocinar tus incipientes sensaciones sumergida en esas primeras luces.
… Y he caminado lentamente por la estación hasta llegar a un esquinazo, y allí he prendido mi triste espera.
Y en esa soledad que la vida te ata a veces, he escuchado un coro alocado de pájaros saludando a la mañana. Me he fijado en su vuelo alegre, firme, dicharachero, y he creído verla en ese enjambre.
Mis ojos les seguían ensimismados en el trajín de “volando voy, volando vengo” hasta que me he estrellado contra una pared de hormigón. Arriba, en lo alto, se hallaban colgados sietes nidos a modo de minúsculos cestillos donde sin duda manaba la vida, y he pensado en ella.
He apretado los ojos para sellar ese instante y, cuando he vuelto abrirlos, mis pies estaban rodeados de pajarillos confiados; no me he movido, no quería asustarlos… Mientras, he dejado correr los minutos pensando, preguntándome si en el cielo habrá pájaros como aquí, en la tierra, que nos despierten en primavera. Si habrá estancos para que ella pueda comprar tabaco. Tasquillas para que a media tarde revolotee en ellas mientras pasa el tiempo para siempre…
Hoy el día ha amanecido entre lilas, granas e índigos, seguro que el cielo se había convertido en un jardín para ella.

16 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Sin duda ese jardín con pájaros y algo más estará al otro lado.
Disfruta de los amaneceres plenos de vida.
Besos desde una tarde informatizada.

ESENCIA DE MUJER dijo...

Muchas veces despertaba pensando... no en Ella, sino en ÈL. Me hacìa las mismas preguntas....me atormentaba el no tener respuestas certeras, precisas....hasta he llegado a interrogarlo entre làgrimas: Còmo estas?, Còmo es alli?...cataratas de preguntas sin respuestas. Ha pasado poco mas de un año, y poseo la certeza de que existe el paraìso, que al igual que aqui se repiten las cuatro estaciones y todo lo que ello conlleva.

Muy grato leerte.
Un beso muy grande. Te continùo leyendo.

Marìa Laura.

Estrella Altair dijo...

Bueno pensar en ella esta bien.. y hasta a veces es inevitable.. pero niña.. sin olvidarse de esos jardines y de esos amaneceres.. que tambien son nuestros.

Besos y muchos

guillermo elt dijo...

Seguro, y... quien sabe, a lo mejor, alguno de esos pajarillos que a tus pies confiados estaban, puede, tal vez, solo tal vez, puede, que fuera el mensajero de su saludo para tí, en esa mañana de tostada untada de franbuesa.

Besicos.

Amalia,Alma de mar dijo...

Sensibilidad + sensibilidad= a Ángeles.
Te sigo. Me chiflan tus "crónicas" ágiles, breves y emotivas.

América dijo...

Recibe mi mas caluroso saludo,tengo pendiente dedicar un buen rato a este blog,cosa que hare en cuanto pueda,espectacular resulto oirte en el programa de Luz de gas,segura que repetiras la experiencia,te sigo y tu lo sabes un fuerte abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá que sea así.
Todos tenemos ausencias que nos gustaría saber felices.

Besos.

Adolfo Payés dijo...

un gusto leerte siempre me quedo con el jardín cielo de tu texto..


excelente

saludos fraternos con el cariño de siempre.

un abrazo muy grande
un beso
que tengas una semana muy bella

Jesús Arroyo dijo...

En una pradera de hierba azul, sentada en roca de nube blanca, manda a sus mensajeros acariciarnos con alas limpias y espera... espera a otro amigo, otra amiga que pise la misma hierba sabiendo que el destino hará de la compañía una situación tan grata...
Un beso M.Ángeles, un beso fuerte.

Alodia dijo...

Precioso universo el que nos relatas. Tan pequeño y a la vez esencial. Y la naturaleza formando parte por completo del mismo. Abrazos.

MarianGardi dijo...

No me he enterado quien es ella.
Peroe l escrito es tan bello que ella pasa desapercibida.
Un besote

MarianGardi dijo...

Ahora entiendo, siento tu pena, es normal que estès hoy triste.
Un fuerte abrazo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenas tardes a todos, soy Ángeles.
Antes el comentario de Marian, pues os a aclaro que cuando escribí esta miniatura ayer, pensaba en la madre de una amiga que falleció en la madrugada. No puse nombre para que cada uno se pueda identificar porque ¿quién no se ha sentido en algún momento como yo ayer que no tienes ganas de nada y que la vida sin embargo te sigue ofreciendo situaciones amables, encantadoras...
Un besado para cada uno de vosotros.
Ángeles

Codorníu dijo...

Entro tarde. El comentario tuyo ciñe el texto a lo concreto.

Pero voy a hacer como que no lo he visto. Voy a decirte que a mí se me fue la cabeza con mi madre. Y detrás, el corazón, donde se mantiene como siempre, con su sonrisa preciosa, como si no se hubiese ido.

Gracias.

Un beso.

Maria Coca dijo...

Seguro que el cielo es un jardín para ella. Todo es posible cuando se es testigo de un amanecer tan maravilloso como el que has descrito.

Besoss

Luis y Mª Jesús dijo...

Un jardín de de las flores que gusten más a cada uno. Dulces y delicadas para unos y selváticas para otros.
Una duda: ¿los pajaritos se cayeron al suelo de verdad?
Besos