La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

sábado, marzo 28, 2009

RETAZOS

Anoche se hizo un silencio hondo, prolongado, apacible, de esos que te invitan a navegar por el pensamiento. Una luz tenue dibujaba nuestras sombras, cada una sumergida en sus mundos.
Madre rezaba como cada noche; las brumas del tiempo no han borrado aún sus hábitos.
Yo leía buscando ávidamente la chispa que encendiera mis dedos. Una palabra, una imagen, un gesto…, me eran suficientes para pintar letras de colores. De pronto, levanté la cabeza y encontré lo que buscaba.
Atada a su rosario, su rostro descansaba sereno, sin el rictus del dolor, sin la huella de la ceguera que la arrastra a un esfuerzo ímprobo en ver aquello que se esfuma sin remisión. No parecía ese pajarillo asustado en que se me va convirtiendo. Tampoco estaba su gesto hosco donde esconde sus debilidades. Sus preces habían borrado sus pequeños horrores, retos solitarios a los que se enfrenta cada día. Ahora, simplemente era un ser libre volando por sus creencias.
Dicen que cuando una persona entra en el túnel de la edad busca en qué creer, un salvoconducto para esa eternidad que existe en el más allá; no creo que sea el caso de mi madre. En cualquier caso, nunca me había parado a contemplar a un orante y hoy me ha emocionado.
He pensado que orar, rezar, invocar, implorar, meditar…, cada cual lo hará a su manera, a su Dios, o en lo que crea, es un borrador de estigmas, convirtiéndonos en pasajeros soberanos de unos instantes efímeros.
También dicen que la fe mueve montañas, ¡ojala que sea cierto!, pues mi madre en esos retazos en que la he contemplado ha movido unas cuantas cordilleras.

21 comentarios:

Pilar Moreno Wallace dijo...

Así es. Esos son los momentos que nos hacen ver que existe algo más que sólo la palabra: un instante nos conecta a esa dimensión.
He sentido tan cerca estas palabras que has dejado aquí en tu blog.

Senior Citizen dijo...

Precioso post y emocionante reflexión, que no tiene más remedio que llegarnos hondo a los que hemos entrado ya en ese túnel de la edad. Un túnel que no sabemos como de largo -o de corto- puede ser, pero por el que tenemos que andar con ayuda para no perdernos en la incertidumbre.

goyo dijo...

hola Rubia... como estas, tanto tiempo sin verte !!! Veo que tu pluma no descansa y me alegra muy mucho.
Que facil es extrañarte !!!
Me ha impactado La Verdad, es muy bonito, es una hermosa poesia.
Que comparta la lagrima furtiva y recoja mis sonrisas cuando llueva felicidad. Que buen pedir!!! Estas muy sensible mujer bonita...
En Retazos, ha movido unas cuantas cordilleras... que polenta tu madre mujer !!!Cuanta fuerza de espiritu!!!
Yo acabo de llegar de la cordillera,como he contado estuve en un encuentro de escritores, entre montañas, cerros , viñedos, y muchos poetas y me he sentido de maravilla!!! Hay un nuevo mundo para mi !!!
Ya ire contando de apoco todo lo que he vivido y sentido por alli..
Catamarca me ha regalado un beso,
prestame tus labios mujer, para compartir este regalo del cielo.
Un besssssssssso muy grande mujer bonita !!!! y de corazon enorme...

migul dijo...

momentos de paz, solo paz...

Mª Ángeles dijo...

A veces es reconfortante creer en algo o refugiarse en la oración; creo que con los años y a medida que nos vamos haciendo mayores cambiamos hábitos y modos de pensar.
Precioso post. Es de los que hacen pensar.
Saludos

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Ma Ángeles

Esta es la confidencia más valiosa que he leido de cómo se hace para escribir:

Yo leía buscando habidamente la chispa que encendiera mis dedos. Una palabra, una imagen, un gesto…, me son suficientes para pintar letras de colores. De pronto, levanté la cabeza y encontré lo que buscaba.

Un saludo. Jabier.

MarianGardi dijo...

La meditación a quien la contempla mueve cordilleras y al que la hace lo transporta a un mundo de Paz, quizás eso es lo que transmite su rostro cuando se le observa.
Paz en el corazón necestiamos todos en esta sociedad tan competitiva y destructora de valores.
Un beso gordo

Adolfo Payés dijo...

es un gusto disfrutar de tus textos meditando el tiempo, y la vida sobre todo..

un placer leerte..

saludos fraternos

un abrazo

que tengas un maravilloso fin de semana

Roberto Esmoris Lara dijo...

Tu observabas a tu madre y yo a ti. Es la magia del silencio y la penumbta, mirarnos en los gestos más puros y guardarnos esa imagen en el alma.
Besos, amiga
REL

Alodia dijo...

Muy hermoso post. Creo que cada uno a nuestra manera vamos reflexionando sobre la vida y las personas más queridas que están a nuestro lado... No las queremos dejar escapar. Besos.

Nómada planetario dijo...

Ojalá fuera tan fácil conectar con el más allá, da igual del color con que lo pinten.
Besos desde el más "p'acá"

Codorníu dijo...

Vivir "a pelo" es muy difícil. Los humanos corrientitos necesitamos la gasolina de las creencias (sean cuales sean) para poner el primer pie en la acera cada día. Y si, encima, la vida se presenta del revés, para qué más.

Algún maestro Zen (maestro de verdad) logró vivir sin creer en nada. Y lo que es más difícil: morir, sin darle apenas importancia al hecho. Pero claro, habían conseguido existir en el "aquí y ahora". No como nosotros, que vivimos angustiados por el futuro y condicionados por el pasado.

Yo también te valoro y te estimo, amiga; aunque intuyo que nuestros dioses se mueven por Olimpos diferentes.

Estoy escribiendo menos, es cierto. Son unas vacaciones blogueras sin avisar. Volveré a coger el ritmo habitual con el compás de la primavera.

Un beso, siempre.
Codorníu

Miguel Ángel dijo...

En el silencio quieto de la nada nace la plenitud del origen y, en ese descubrimiento el alma toma conciencia.
Cuando pasa cierto tiempo se ven las montañas y las cordilleras movidas y entonces se comprende que no es necesario hacerlo porque la fuerza no comprueba su propio poder. Solamente se recrea en ello.
Gracias por el post.

María (lady) dijo...

Me gusta observarles cuando están absortos en sus cosas -a mi madre, a mis hijos-.

Precioso y profundo.
Un beso de domingo!

El Señor de Monte Grande dijo...

Amo esos momentos de soledad donde solo estamos mis pensamiento y yo.
Cuantas veces se abre el panorama para seguir adelante y tomar desiciones en esos espacios que nos damos.

Un beso desde MG

maria dijo...

precioso sublime es sentarse a meditar besitos maria

Martin dijo...

Disculpas por estar en tu blog.
Mi padre que era comunista y lo fue hasta el final de sus dias, decia que rezar no hace daño a nadie, que con lo que se hace daño son con otras cosas. Si tu Madre con sus oraciones mueve cordilleras y te mueve a ti a escribir esto me alegro por las dos.

eligelavida dijo...

Cuanta Edith Stein en un relato autobiográfico (Estrellas amarillas) que siendo ella de origen judío, declarada atea, y estando de visita turística en una Catedral, vio a una mujer entrar con la bolsa de la compra y arrodillada delante del Sagrario quedarse absorta unos minutos. Este simple gesto de esa desconocida la impactó tanto que lo describe como uno de los momentos más cruciales del comienzo de su conversión, el momento en el que vio a una criatura hablando en su intimidad con su Dios.

Luis y Mª Jesús dijo...

Poco a poco voy aprendiendo a rezar, lentamente, sin prisas porque atisbo que encontraré la paz el día que sepa rezar (procedo de una familia no practicante).
Un beso
María Jesús

Rosa M. Arroyo dijo...

A mí no me sorprende, conozco tu interior y te leo hacia dentro, como si todas las palabras que emiten tus labios ... o tus manos, fueran parte de la mirada por la que tanto me gusta caminar.
Esto también es una oración de gratitud.
Es un privilegio ser tu amiga y un honor leer tu literatura.
Un abrazo apretadito

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

en tan solo un instante nos conectamos a otro lugar es impresionante.

Navengando en el pensamiento, precioso escrito.