viernes, enero 09, 2009

EL BESO

Tengo ganas de darte un beso. De esos que se dan cuando uno barrunta hondo. Suena a festivo soniquete la succión de una boca con el rostro ajeno… Así besan en mi Castilla más profunda.
Te beso y mi nariz huele al trigo de tu piel. Aprieto los ojos para retener el tiempo que marchó y, entonces, veo a mis ancestros acercarse en el recuerdo de mi memoria perdida.
… Mi abuela olía a fogones, leña y sal. Con la sonrisa en los ojos, acercaba su boca a la piel de nácar de mi niñez.; del beso sedesprendía la música del cariño.

Déjame darte un beso, acortar distancias y desempolvar amores tan puros como los de antaño.
Afilo mi boca mientras emulo aquellos besos. Desde entonces acá, no he vuelto a oler a mi tierra recién parida…, también la besaba mientras mis labios se impregnaban de su arena.

Cedo un beso a tu piel surcada de amores, años y desencantos. Mi olfato se emborracha de ti y, lejos de dar muerte a la ausencia, da vida a nuestra querencia más sincera.
Tengo ganas de darte un beso… madre.

6 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

M.Ángeles:
Despertarse en un día tan blanco como el de hoy (al menos por estos lares) es entrañable. Si a esto le añadimos, cosa que hago, tus letras matinales... ES UN COMIENZO PERFECTO.
Besos como copos de nieve.

Marinel dijo...

Qué preciosidad,MªÁngeles...
Recuerdos aromáticos a través del contacto de unos labios en la mejilla.
Añoranzas de ese geto tan indeble en ocasiones, tan automatizado,pero que puede decir mucho más de lo que en ese instante parece...
Me ha encantado.
Besos en tus mejillas.

Adolfo Payés dijo...

Precioso beso hecho amor profundo a la vida y sobre todo a la ternura...

muy bello

un abrazo fraterno con mucho cariño

Alatriste dijo...

¡Qué hermoso, cielo! Tan puro, tan bello. No hay nada como un beso así, de una hija a su madre. De corazón a corazón. Me emocionaste y me hiciste añorar precisamente eso, un beso. Cuídate mucho y hasta pronto, encanto.

MarianGardi dijo...

Jooo que la mia ya no vive, me he puesto trizte.
Ahora tengo que ir a Lola 2 a borrar mi amargura

Luis y Mª Jesús dijo...

Me ha emocionado, cogeré el teléfono y enviaré a mi madre un beso. No es lo mismo, no notaré su fragilidad donde antes era fortaleza, ni su olor al mismo perfume que siempre, ni su piel aún ligeramente arrugada a pesar de sus 86 años.
Gracias.
Un beso
María Je´sus