domingo, octubre 05, 2008

LA GRAN BODA, NO GRIEGA, DE AVELINO

En lo que va de año, llevo tres bodas. Una, no doy un duro por sus resultados. Otra, espero que salga bien porque son dos personas maravillosas. Y la tercera, va a salir bien por narices. ¿Por qué? Cuando asistí a esa boda no conocía ni a los novios; lo que se dice que vas por un compromiso, pero después de más de ocho horas, cuando volví a casa, estaba convencida de que aquella unión del cuatro de octubre sería un éxito. Comenzando por el sacerdote. Ya sé que éste poco puede aportar al triunfo o fracaso de un desposorio, pero él nos introdujo a todos los presentes en el conocimiento de los contrayentes, sus cuitas más o menos tiernas y graciosas. Después, sin prisa, pero sin pausa, nos habló del amor; tema espinoso en los tiempos que corren y cuando te pones a divagar sobre él, bien puedes caer en la cursilería o bien en tonterías. Pero el cura no calló ni en una ni en otra. Nos hablo sencilla y llanamente de AMOR en mayúsculas.
La paciencia, el humor, la comprensión, el diálogo, el altruismo, el compartir…, son las pócimas mágicas aunque no infalibles, nada en la vida es indudable ni irrevocablemente certero, pero digamos que quien hace uso de esos ingredientes puede estar próximo a una relación sólida.
Cuando salimos de la iglesia, conocí a los novios. No era la ilusión lo que me gustó de ellos; si ese día no estás ilusionado, apaga y vamonos. No, fueron sus ojos, los que me cautivaron. Mirada franca, transparente. Allí dentro de aquellos dos pares de ojos de color normal, había honestidad.
En la copa previa al banquete, estreché lazos con los padres. Gente hecha así misma que había inculcado amor por la familia y esfuerzo en el logro de sus ilusiones.
Después, vinieron las viandas, las risas, las bromas y más roce con los contrayentes, sus amigos… su mundo.
Dicen que la distancia es el veneno, el tiempo es el olvido y que la pasión se desvanece yendo a visitar, a veces, al vecino. En el caso de la gran boda, no griega como la película, de Avelino, sé que será un gran triunfo en un mundo que camina, a veces, sin pies ni cabeza.

14 comentarios:

Chuspi dijo...

La verdad es que en los tiempos que corren, cada vez soy más excéptica con el tema bodas. Es más, cada vez entiendo menos, que la gente se siga casando...no sé...igual rarita que es una, a saber, jaja!!

Gracias por tu visita y encantada!!
Seguimos en contacto si???
BESOS!!

Chuspi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Codorníu dijo...

¿Bodas...? ¿Dónde, dónde...? Jajaja... Yo es que me apunto a todo. ¿Puedo?

Un beso, guapa.

PD) Muchísimas gracias por el detalle de presentarme en pública votación. Jajaja... Qué cosas se te ocurren...

Carlota dijo...

pues ojalá tengan suerte... o no, o se trabajen esa suerte :). Besucos

Marta dijo...

Pues a mí me gusta mucho que la gente se siga casando!!!!!.

Vulcano dijo...

Yo sigo creyendo.

"El amor es la forma más fuerte de la fe;
y la fe es el alma misma del amor;
creer y amar: he ahí las dos únicas
razones, las dos ceguedades que
nos impiden ver el horror de la vida".
José María Vargas Vila


Saludos,

Vulcano.

EL HIPPIE VIEJO dijo...

"sé que será un gran triunfo en un mundo que camina, a veces, sin pies ni cabeza."
Es cierto, como cierto es, que el Amor es lo único que nos puede salvar...sigo creyendo!

Paz y Amor!

Adal

El club de los Parados dijo...

Llevo poquito en la blogoesfera pero de los blogs que he ido conociendo, el tuyo esta entre los mas interesantes. Me gusta tu forma de escribir y reconozco qeu se disfruta leyendote, mas ahora que no tengo que ir de prisa y corriendo...

juan rafael dijo...

Si no conoces a los novios, ¿significa que te has colado en el banquete? ;)

Mª Ángeles dijo...

Pues yo también estuve de boda el sábado. Se casó una prima segunda y me gustó mucho. Reencuentros con familiares y amigos a los que hacía tiempo que no veía y una ocasión más para ver "qué bonito es el amor".
La gente se sigue casando y me parece muy bien. Es cuestión de dos personas que se quieren y se lo quiern gritar a todo el mundo.
Me lo he pasado bien

Edurne dijo...

Pues sí, casarse en los tiempos que corren (y más con lo de la crisis!), sí que es un mérito.
Pero eso del AMOR, con mayúsculas, claro que existe, aunque se estile más lo de "por el interés te quiero Andrés"!
Mis padres se conocieron en una boda y dentro de unos días cumplirán sus bodas de oro... yo sigo creyendo en eso del amor de verdad!

Y muchas gracias por tu visita a la orilla. Te conocí en el Patio de Leo y ya me había pasado por tu intimidad bloguera... volveré!
besos!

josé javier dijo...

Querida amiga, llevo ya quince años casados y creo que fue lo mejor que hice en mi vida, a pesar del mundo en que vivimos.
Un abrazo, J.J.

PD: Serás la primera en recibir mi libro. (Espero que el giro sea de poca cantidad, ya haremos números)

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

hola ma. angeles... ¡tres bodas! a veces por los que no damos ni tres cobres... son los que más tiempo viven juntos..

Cosas de la vida! Bsss. nos vemos.

Qué linda estás en la foto, bien quemada.

Maria Coca dijo...

Mucha suerte a todos esos enamorados. Ojalá la felicidad no les caduque nunca.