martes, octubre 14, 2008

CAMINO DEL SUR

No existen cápsulas de la felicidad, ni pócimas para sentirnos bien. Los aburridos y melancólicos han de buscarse otro camino para ver el arco iris.
Yo probé el frenazo en la curva peligrosa. Me apeé y escuché el silencio. Bajé hasta el sur donde los días son más largos y el viento azota el alma.
Llegué justo cuando el cielo se desteñía de rojos. El ocaso se impregnaba de lentitud, instantes afásicos llenos de belleza gratuita; ahí el hombre no tenía nada qué ver, no había mancillado el natural porte de la naturaleza…, aún.
Sentí, entonces, que me convertía en duende de sueños desperdigados entre las olas; por fin, había llegado al sur donde nada cambia sino tú mismo.

13 comentarios:

Marta dijo...

Hace tiempo que me apetece bajar al sur, ahora, después de leer tu post, aún tengo más ganas!!!!.

Este blog es una preciosidad!!!.

juan rafael dijo...

Si, es cierto que los días son más largos y se aprovechan más.

Codorníu dijo...

Hay una pedanía de Tarifa, de nombre Bolonia, y en ella un hostal (el hostal Ríos), desde donde se ven las luces de Tánger por la noche. Cuando sopla Levante, o lees, o escribes o meditas.

En Madrid, también sopla un Levante que te encierra en casa, y encima no es el Sur.

Un beso.

Nómada planetario dijo...

Agradecido por el alegato en favor del Sur, ojalá la naturaleza siguiera como tú la describes, a salvo de la especulación urbanística.
Besos desde un Sur que se levantó hoy iluminado por el estruendo del rayo.

Catalina Zentner dijo...

Mis sueños desperdigados persisten y mi regreso a este mundo de palabras y esperanzas era inevitable y necesario (para mí).

Te dejo mi abrazo y te digo ¡sigo aquí!

guillermo elt dijo...

...
El viejo Viento del Norte,
mis pensamientos reclama,
más a mi alma la rescata,
el cálido Viento del Sur.

Me has recordado el final de un poema mío de hace unos años, que se titula "Viento del Norte Viento del Sur".

Y es que, la mitad de mi sangre es del Sur.

Besicos.

Oso conocido dijo...

Hola Mª Ángeles!

Bueno,
te hablo de otro sur,
del sur de un continente...
aquí la primavera nos abraza.
también los días se alargan...
todo es verde.

Ahora,
si quieres te cambio por tu Otoño,
es que es mi estación preferida!

..."había llegado al sur donde nada cambia sino tú mismo."
es muy bella la descripción que has hecho!!!

Te dejo un abrazo...de Oso!

Estrella Altair dijo...

El sur y la felicidad no siempre van parejos, de todas formas los frenazos hay que superarlos en el sur o en el norte y cuanto antes mejor.

Un beso

JL Martínez Hens dijo...

Me imagino que el sur del que me hablas está en Africa o en algún país de sudamérica porque por aquí por Andalucía salvo algunos pueblos de montaña se han hecho barbaridades y se está perdiendo ese carácter nuestro de tomarse las cosas con más filosofía y hacer de el tiempo una prioridad secundaria. Ya no se vive tan tranquilo por aquí.

En cuanto al libro de Saramago yo te aconsejaría también el de "El Evangelio según Jesucristo" ya que te presenta un Jesús de Nazaret que engancha por su humanidad.

El Club de los Parados dijo...

yo deje madrid para venirme al sur a vivir...y no me arrepiento pese a las circunstacias. Hay mucho de lo que disfrutar y quizas la que mas me llama la atencion es la sonrisa de la gente aqui, la gente no va con la cabeza bajada y con cara de vinagre como en el metro de madrid a las 7 de la mañana...de la que me he librado jejeje
Me ha encantado tu entrada.
Una sonrisa
Nos leemos

Pilar dijo...

Yo siempre añorando el sur ...

CATI COBAS dijo...

Yo vivo al sur del sur y sostengo que es hermoso a pesar de todo...Cati

Maria Coca dijo...

El sur tiene una luz que resulta distinta, inolvidable... Al sur siempre hay que volver...

Besossss