miércoles, septiembre 24, 2008

OTOÑO EN MANHATTAN

Sé que llovía, el cielo estaba encapotado, cenizo. Por doquier había paraguas del color del arco iris cuando, de repente, vi sus ojos inmensamente azules y su voz…, hojas de otoño en cualquier calle de Manhattan.
Su boca iba enmarcada en una sonrisa y los gestos delicados decían mucho de aquella chica vestida de negro bajo un paraguas escocés, del mismo tinte que las hojas de otoño en cualquier calle del viejo Manhatan.
El tiempo bajo la lluvia se paró para resumir en ocre, bermellón y agua quiénes éramos.
Ni extrañas, ni raras, sólo dos mujeres unidas por la casualidad en una plaza de Barcelona sintiendo el otoño del extremo del planeta.
Sé que llovía, que las hojas comenzaban a revolotear a mis pies y un reloj daba las doce campanadas; no sé más. Me sentí Cenicienta al tener que dejar a aquella muchacha de ojos azules hablando sobre la belleza del otoño cuando sobrevuela cualquier rincón de Manhattan.
Sé que llovía y que Marta era un regalo de un otoño en Barcelona.

9 comentarios:

Leo dijo...

El otoño viene arreciando en nuestros corazones, como un primer amor.
No conozco Manhattan. Pero, por como tú lo describes, debe ser impresionante.

Un beso trianera

Marta dijo...

Gracias por tus palabras, gracias por tu visita, gracias por hacer que un día deje de ser cualquier día, gracias por ese momento, gracias por compartir, gracias por acariciar una mañana, gracias por tu amabilidad, gracias por tu sonrisa, gracias por ser inspiración, gracias por tu agradable aspecto, gracias por transmitirme serenidad, gracias por tu simpatía, por tus ganas de vivir, gracias por una hora de otoño, gracias por una SUPER-LOLA, muchísimas, muchísimas gracias por haberte conocido.

Este post es perfectamente genial!!!!. ¿Que si me gusta? ... no, me encanta!!!!!.

Nómada planetario dijo...

Has transportado en clase VIP al personal hasta Manhattan, sin demoras ni controles engorrosos.
Buen vuelo y buena foto.

Carlota dijo...

Me encantan tus dedicados, eres única. Un beso otoñal :)

Codorníu dijo...

Qué bonito encuentro. Inmejorable marco para que el corazón se deje mecer por la fortuna.

Besos dorados...

Pepe.

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola!! A mi el otoño me gusta a diferencia de muchos que piensan que es triste y gris, para mi es tiempo de cambios y renovaciones. Me quedo con el otoño de Barcelona que es el conozco.. Manhattan también me gustaría conocerlo.. jajajja

Te dejo un abrazo

JL Martínez Hens dijo...

En la costa el otoño si que va un poco ligado a la tristeza ya que se marchan todos los veraneantes y las tardes se hacen muy cortas. Además no tenemos casi árboles de hoja caduca por lo que no hay esos paisajes con colores ocres, pero aun así y todo es una época romántica.

Maria Coca dijo...

Un homenaje a alguien que sin duda lo merece. Envuelves cualquier momento de magia, amiga. Qué maravilla...

María dijo...

Gracias por compartir esta maravilla de escrito, y que ahora mismo enlazo tu blog a mis 10 favoritos porque me ha encantado, como todos los que escribes.

Marta se tiene que sentir orgullosa por dedicarla este escrito tan bonito.

Un beso.