viernes, junio 27, 2008

MIS COSILLAS DE FIN DE SEMANA

Os estoy escribiendo a la luz de una vela y rodeada de estrellas. ¿Qué os parece? Con tanto romanticismo y la emocionantísima goleada española, puedo dejar los ojos en el intento, pero el propósito bien merece la pena.
¿Sabéis lo que me falta? El olor a caca de vaca (soy así de estridente, amigos, me gusta igual que el aroma de Chanel 19) y el rumorcillo del oleaje. Con estos dos complementos mi dicha sería completa porque estoy convencida de que esta semana me lo he merecido.
¿Qué he hecho para pensar así? Mejor sería preguntar qué me han hecho para empezar a entendernos porque yo hago y mucho, pero no cuajan mis hazañas, sin embargo las de otros son muy tomate, tanto, que me dejan la cara de medio lado.
Fijaros, el otro día iba conduciendo con mis ojos y los postizos puestos en el asfalto, y mi copiloto, a la sazón, uno de mis hijos, va y me dice “Mamá, Alá es grande” Yo en mi concentración asfáltica contesto “Yo prefiero a Jesucristo Súperestar” Y él me contesta “Pues póntelo” “¿En dónde me lo pongo?” Yo seguía a lo mío que era el volante “Una amiga mía se lo ha puesto en el pubis y le queda genial”Aquí, sin darme, cuenta me salté un ceda al paso. Como yo suelo hacer preguntas inteligentes, digo “¿Y cómo lo sabes? “Esa pregunta no me obligues a contestártela” “Vale, no contestes. ¿Y quién es ella?” Pregunta normal de una madre que se interesa por el pubis de una que no conoce “Mamá quieres saber todo” “No, hijo, yo era feliz sin saber la existencia de alguien puesto en un pubis” “Alguien no, Mamá. Algo” Yo seguía en ese momento concentradísima buscando el desvío cuando mi inteligencia vuelve a asomar y añado “En mi época no se enseñaba el pubis” “Erais más obscenos” “¿Cómo lo sabes si no habías nacido?” “No hay más que verte”… Malo, golpe bajo.
¿Qué hice? Saltarme un paso de cebra. Tranquilos, no pasaba nadie, pero yo paro igualmente siempre por si Alá…
¿Y después? Pues paré, bueno, frene fuerte… Tranquilos, íbamos con cinturón. Me vuelvo a mi niño con ojos un poquillo desorbitados a la par que rabiosos “Paso de ti, tío” (lenguaje acorde con mi interlocutor) Y comienzo a arrancar el coche y me dice “¿Y de mí tatuaje?” “¿Un tatuaje en tu pubis?” Del susto, el coche se para. “¿Desde cuándo un tío tiene pubis, Mamá?”Me gusta quedar siempre de pie y añadí “Hijo, se ven cosas muy raras”

¿Me merezco o no la caca de vaca y demás? En fin, os dejo voy a ver cómo digo al padre de la criatura que Ala está en un pie de su hijo…, y para siempre.
¡Buen fin de semana, amigos, y que ESPAÑA gane la Eurocopa!

13 comentarios:

Bolero dijo...

Y q edad tiene el niño??
Lo digo pq la mía tiene 5 y es para ir preparándome

TE mereces la caca de vaca, la de oveja y si me apuras un buen estercolero
madre mia me has acojonao

muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Letizia dijo...

Un niño es lo que quiero yo. Ya me toca un varón después de dos Infantas, y lo siento por la Constitución.

Besos de Princesa

Marta dijo...

Debe ser maravilloso escribir a la luz de una vela. Muy romántico.

Besos

Nómada planetario dijo...

Manía que tiene el personal de ahora de andar pintarrajeándose, encima hasta resulta doloroso.
Me tienen que pagar muy caro para que someta a una sesión de esas.
A mayor abundamient Alá es grandote, que ya podía ser mini.
Un abrazo.

josé javier dijo...

Me he buscado entre tus cosillas de fin de semana... y no me encuentro.
La proxima vez será.
Por cierto, habla con tu hijo en el salón de tu casa.
Besitos.

Carlota dijo...

Dos cosas: vives en Madrid, verdad? cuando vaya, te avisaré para que no salgas en coche... :P... y menos con tu hijo hablándote de otros pubis... otra cosa: pues mira, antes de vivir en el campo, el olor a caca de vaca o boñiga me gustaba, por un rato... ahora no me hace ni puñetera gracia cuando abonan y tengo la ropa tendida en el jardín, grrr... otra vez a lavar... Cuando quieras te mando una en un paquetito mono ;). Un besuco, so cachonda!

Maria Coca dijo...

Jajajajaja Te pilló de sorpresa pero muy bien. La verdad es que, según creo, los hijos siempre logran sorprender. Me ha encantado el relato. Es como si estuviera en la parte trasera del coche, escuchando...

Pero tú tranquila que después de todo, te lo ha contado!

Besos con luz de luna.

Lola Bertrand dijo...

¡¡ Los hijos son tremendos , Angeles !! , yo me levanto cada mañana temblando por las cosas de mi hjo adolescente y ahora que se va a ir solo a Argentina , más...
en Fin , ¡ojalá que se tatuara a Alá , aunque fuera en la frente!!
Abrazos de mar
lola

---------------

Codorníu dijo...

Te confieso que no me pilla de sorpresa, Mª Ángeles. Mi hijo, también adolescente, baja como un corcho por un arroyo de montaña. A veces, cuando me pilla por el medio (o me pongo yo) me arrastra varios metros corriente abajo. Si te fijas, de ahí el nombre de mi blog. Ahora ya lo sabes.

Creo que es mejor apartarse.

Un beso,
Pepe.

jnj dijo...

Y a todo esto..., el pubis, bien rapadito, claro; máxime si consideramos que Alá es grande y precisará de espacio.

Mis retoños tienen 9 y 5 y ya me he puesto a sudar.

Por cierto, te recomiendo que estas conversaciones las abordéis subidos a una vagoneta de montaña rusa: la emoción del viaje viene a ser la misma y se me antoja menos peligroso que si conduces tú.

Besos.

hawkeye dijo...

Sin duda un toque de romanticismo sin magnífico eso de escribir bajo la luz de una vela... Y hoy puedo decir que sí! que por fín ganamos la Eurocopa!!! Besos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Mucísimas gracias a todos por leer y dejar vuestra huella, sois unos soletes.
Un beso para cada uno

PIER BIONNIVELLS dijo...

Lo siento .. pero no he podido parar de reir.. jajaja.. me parto con esta entrada querida amiga..
que cosas dicen los chicos.. jo! que sorpresita te llevaste.. si...

te dejo abrazos.