viernes, junio 13, 2008

MIS COSILLAS DE FIN DE SEMANA

Soy una descabezada. Pretendo a veces sacar lo mejor de mí, hecho muy loable, pero mis actos son una redomada sandez. Juzgad vosotros mismos…
Iba yo el otro día camino del curre cual Caperucita Roja “tralarí, tralará” con mi cestita y una caja de galletas que, por cierto, me habían costado un congo porque por lo visto hacen de todo hasta sacarte el dinero, cuando me topé con un inmigrante que me para y me empieza a soltar un speech en un idioma inteligible. Entonces decido utilizar mis idiomas con acento muy spanish, pero el hombrecillo cada vez que yo abría la boca, él me miraba con desesperación. Al ver que aquello no prosperaba, va y me saca un papel con una dirección. Después de leerlo, levanté la vista hacia él y no sé por qué, pero se me partió el alma: sucio, angustiado, con cara de hambre y una maleta atada con una cuerda… Inconscientemente me metí en su piel y, cuando me di cuenta, íbamos los dos calle abajo comiendo mis galletas estupendas. Ya llegamos a la dirección del papel y se trataba de un garaje público que lavan, además, coches.
Conozco al dueño de vista y tiene cara de malo; que conste en acta.
Le hago un gesto al inmigrante de que no trate de explicarse, que hablo yo por él.
Entonces, le pregunto al hombre con cara de malo –imaginaros que es el lobo feroz- que si está esperando un empleado nuevo. El lobo me hace una mueca de fastidio y comienza a explicarme algo que me va calentando… Cómo sería, que mi inmigrante sin saber ni papa de español, se puso a levantar los brazos, a soltar no sé qué cosas por su boca, y por más que yo le daba galletas, el tío no cerraba el pico. Ya logro calmarle, pero el lobo y Caperucita estaban enzarzados en una discusión sobre la justicia, la bondad, la caridad… Mi educación dominica me salía por los poros, no podía dominarla, hasta que veo la hora que es y me doy cuenta de que mi jefe estaría a punto de aterrizar en Madrid y yo liada con el lobo y el inmigrante.
Para zanjar la discusión, sólo se me ocurre soltar un par de sentencias “Que se le ocurra porque voy a volver con una ONG”… A ver de dónde puños me sacaba yo la ONG.
Ayer, al volver a casa, he pasado por allí – a hurtadillas por si me pescaba el lobo- y he visto a Mohamed –he decido bautizarle con algún nombre- que estaba lavando un coche. Se le veía feliz, limpio con mono azul y silbando. Ha debido intuir que alguien le miraba y ha levantado la cabeza; me ha conocido y me ha enseñado una sonrisa blanca enorme mientras agitaba una mano. El momento mágico ha sido interrumpido por la aparición del lobo; me he ido echando virutas.
A ver cómo digo ahora a mi cuñada que no la vuelvo a acompañar a guardar el coche, porque imaginaros en dónde lo aparca…
¡Feliz fin de semana, amigos!

15 comentarios:

Carlota dijo...

Quiero esa fotoooo!!! joo, me ha encantado! y me he partido de la risa con el relato, hasta te imaginé con la caperuza puesta discutiendo con el lobo y metiendo galletas al Mohamed para que cerrara el pico. Cuando vayas con tu cuñada, ponte la caperuza verde, seguro que el lobo no te conoce ;). Un besote.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Carlota, espero que ya hayas cogido la foto. Si pinchas en ella te sale en grande.
Un besote y buen fin de semana

Olga S.Isidro dijo...

¡Fantastico amiga! me encantó.
Besos.

N-A-S-A dijo...

jjajaja pasa de tu cuñada, jajajaj que bueno

hola en mi blog te espera un carné espero que te guste y la camiseta también.

N-a-s-a

El Rincón del Relax dijo...

Hola, de visita por tus blogs.. entretenidos e interesantes. Recibe un energético saludo desde mi rincón!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Olga, buenos días. Muchas gracias por leerme y me alegro que te gustara. Cómo diría mi suegro"eres una insolvente" cuando actuas sin cabeza

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Ayyyyyyyyyyyyy Nassa cómo mola ahora mismo me pongo yo todos mis chismes.
Gracias tesoro

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

EL RINCÓN DEL RELAX eres nueva por aquí, muchísimas gracias por tu visita. Ya iré por tu blog.

azpeitia dijo...

LLeno de sabor humano, si no fuera por la tragedia humana que hay detrás de cada uno de estos hombres, sería el guión de una película italiana....Desenvuelta y graciosa tu prosa llena de esa humanidad que te he dicho antes....mi enhorabuena por tu corazón y tu pluma....un abrazo de azpeitia

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... Muchas gracias Azpeitia

Estrella Altair dijo...

Me ha gustado esta historia real, sobre todo la ultima parte viendo a Mohamed, lavando el coche.

Finalmente siempre merece la pena compartir nuestras "galletas", de alguna manera tu tambien sacaste un bienestar, a pesar del jefe y de tu cuñada.

Un besazo y aunque tarde espero que hayas pasado un buen finde.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Gracias Estrellita, no importa que llegues tarde, lo importante es llegar.
Un besazo

Marinel dijo...

¡Qué maja eres!.Pero dime si no te sientes mejor así?.A mí en fallas me pasó algo parecido,pero si he de serte sincera, yo no me sentí mejor y me parecí a mí misma bastante estúpida...de todas formas los niños comieron algo ese día, incluidas chuches.En fin que somos cómo somos...
Besos, buena mujer.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Gracias marinel...
Un besazo

Bolero dijo...

Me gusta el mundo lleno de caperucitas rojas, pero bien lleno, y tal vez este lobo feroz no era tan feroz ¿no?
Me encantan los finales felices, graciasssssssssssss

muakkkkkkkkkkkkkkkkkk