La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

sábado, mayo 17, 2008

MIS COSILLAS DE FIN DE SEMANA

Hola amigos… Hoy no vengo a contaros nada trascendental, ¿o sí?
Es que anoche cuando me lavé la cara –gesto que hago asiduamente aunque con prisas, de ahí deriva mi problema-, descubrí en mi rostro dos cosas: una arruga muy fea y el gesto de mi boca caído. Me quedé perpleja; vamos, que no conocía a esa doña que estaba delante del espejo. ¡Qué desaboría! ¡Qué, qué, qué…!
Total, me sequé rápidamente, me di todos los potingues que encontré al paso y, cuando tuve la piel pintada cual payaso, me senté en mi silla de las lamentaciones a pensar con las escasas neuronas que me quedaban.
¿Sabéis lo que descubrí y eso que mis capacidades a esas horas eran prácticamente nulas? Pues que últimamente estoy permanente mosqueada, o lo que es lo mismo, enfadada. El caso es que no soy yo sino la otra que habita en mí que va por libre y, claro, a la hora de la verdad a quién se le cae la boca hacia abajo en vez de subir como los ascensores es a mí y no a la otra que no se la ve la cara. ¿Y la arruga en medio de la frente marcando pecho? Igual, más de lo mismo.
Así que con el resto de neuronas que no había utilizado para llegar a sublime descubrimiento, decidí establecerme una dosis de mosqueos semanales. Pequeña, ¿eh? Si llego al tope de enfados, me encerraré en casa y no saldré hasta el lunes que de nuevo tendré la dosis de “mala leche” intacta y preparada para gastar.

Si es que a mí me gusta reír, si me encanta decir un buenos días bailarín.
Y se me está olvidando cómo se hace… Un poquito de por favor, hasta aquí podíamos llegar.
¡Buen fin de semana a todos!, con sonrisa

12 comentarios:

carlota dijo...

Me gustó sobre todo eso de sonreir a un desconocido... porque puede que sea el único rayo de sol que vea ese día. Es bonito, aunque parezca de locos, ir sonriendo por la calle. ¿puedes imaginarlo? Un beso, guapa, sonrie!!

Rosa M. Arroyo dijo...

Eres un cascabel!
Y ¿sabes? Creo que no te has fijado, pero incluso cuando te enfadas, la sonrisa es como el Rexona..., no te abandona, está escondida a la espera de que pase la horita -debe ser cosa de la mirada, no sé-.

Hasta en estas "intrascendencias" da gusto leerte.

Un abrazo apretadito
Rosa

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Pinceza Carlota hagámoslo a ver qué pasa.
Por mi parte ya te contaré.
Besillos de domingo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Rosa, muchas gracias por tus palabras, por lo que significan...
te quiero mucho, niña
Buen domingo

Lola Bertrand dijo...

Buenísima esta entrada Angeles, y no te preocupes ya te llegará la hora en qué ni te mires al espejo: sabes positivamente que la que ves reflejada ¡¡¡ no eres tú¡¡¡¡
abrazos de mar.
Lola

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

jajajaja, Lola, cómo lo sabes.
Un besote

josé javier dijo...

Sabías que esas primeras arrugas son las que te diferencian de las niñatas superfluas y veinteañeras. ¡Lúcela con orgullo y presume de ellas! y de lo que representa: madurez, personalidad... y experiencia. Un beso. J.J.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

JJ hay señorinas con arrugas que son igualemte superfluos como las jovencillas. Si la arruga surge por la experiencia, vale. Pero si nace de los cabreos perpetuos, ¡Y un jamón!, me niego JJ a ser ácida cual limón.
Un besillo y gracias por tu visita

PIER BIONNIVELLS dijo...

Pero mujer! no sabias que la chica que sale en el espejo no eres tu!.. olvida esas arruguitas que no son tuyas.. y sigue sonriendo a la vida y a ti misma..
abrazos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Pier, ya lo hago...
Un besote grande y gracias por tu comentario

José Manuel dijo...

Cómo no ando con mucho ánimo para hacer sonreír, al menos puedo hacerte reir mediante cosquillas...
¿Te apuntas?
BESOS
Nadie te va a mirar las arrugas, con la sonrisa tan maravillosa con que nos gratificas a todos cuándo venimos a verte...

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Muchas gracias José Manuel.
Un besote