jueves, febrero 28, 2008

PREMIO ICEBERG NOCTURNO


Hola amigos... Os cuento algo bueno; el Foro Iceber Nocturno http://www.iceberg-nocturno.org/ me ha concedido el primer premio junto a Pilar Moreno http://entredosaguas.blog.com/ por la carta "A mi perro" que os la puse el otro día con el título "Una historia cualquiera". Aquí la pongo, de nuevo, por si alguien no la leyó.


Mi Queridísimo Perro:
Sí, ya sé que nunca te puse nombre pero, ¿qué mejor apelativo que Perro haciendo honor a tu raza? A mí me encanta, como me gusta los mosqueos que te coges cuando te imito. Quieres ser único, haciendo lo propio de ti y te molesta que alguien venga a hacerte umbría. ¿Cómo te voy a hacer sombra? Por muy cerca, a lo máximo que llego es a mear en los árboles y eso no me lo puedes quitar, es mi forma de revelarme ante el mundo. Ya, no me lo digas, sé que con poco me conformo, pero me divierte y no hago daño. Llevamos muchos años juntos y sabes que no aspiro a nada. Desde que se fue Clarita de este mundo, se me paró el reloj y, si no llega a ser por ti, ahora no te estaría escribiendo; me hubiera muerto de pena en nuestro sillón favorito, pero tú no me dejaste.
Parece mentira que un animal de cuatro patas haya logrado atarme a este mundo y, ya ves, tú lo has logrado con esa cara de órdago que pones al mirarme y tus babas y tu caída de ojos, o cuando me lames las lágrimas furtivas que se me escapan. También me gustan tus silencios, o un guau a tiempo cuando la noche me aterra. Nuestros paseos bajo la lluvia, nuestros días de sol compartido…
Sí, fuiste un buen regalo. Te he de confesar que yo no iba a ser tu dueño sino Pedrito, mi nieto mayor, pero él no dejó de llorar hasta que desapareciste de su vista. Ya ves, te tenía miedo con la cara de alucinado que tienes; de verdad, no lo entiendo… Y, como no sabían qué hacer contigo, pensaron en el abuelo, hombre para todo y olvidado por todos. Y me alegro, me alegro que esa vez se acordaran de mí para algo bueno, aunque ellos no supieran el favor que me estaban haciendo.
Y así, Perro, han pasado los años. Nos hemos hecho viejos juntos, mucho, tanto que hemos dejado de pasear, a lo más que llegamos es al árbol de la esquina. Perro, nos salen goteras por todas partes.
El fulano que ha venido antes, es un veterinario; no podía llevarte hasta la consulta y mis hijos están demasiado ocupados para ayudarme. Me ha dicho lo que yo ya sabía: que estás viejo y que es una lástima que te deje sufrir para nada. Lo quería hacer el mismo, ya sabes, ponerte la inyección para que duermas para siempre. Tranquilo, le he dicho que te la pondrá tu amo.
Seguro que vas a un lugar hermoso, un parque lleno de árboles, pájaros para que los puedas espantar a placer. Incluso habrá muchas perritas para que descargues tu energía.
He pensado que, ya que nos hemos sido fieles y que yo ya no pinto nada en este mundo, nadie me va a echar de menos, no nos engañemos, pues que me voy contigo. ¿A qué te parece bien? Lo sabía, amigo mío.
¿Ves? Es una inyección pequeña para ti y, para mí, he preparado un Dry Martíni de pastillas; todas las que he encontrado, espero que no sepa muy mal. Cerraremos los ojos juntos. Tú mirándome con cara de payaso y yo, mirándote, también, con el rostro lleno de agradecimiento por todo lo que hiciste por mí.
¡Hasta siempre Perro!

5 comentarios:

carlota dijo...

Me alegro muchísimo: sabes que me encantó este relato, y te mereces ese premio y muchos más. Enhorabuena!!! harás fiesta, no?

blumun dijo...

Enhorabuena , muy merecido el premio.
No encuentro tu dirección de email, para escrbir lo que me dijiste.
Me uno a la fiesta :)

juan rafael dijo...

Enhorabuena, es un premio algo frío pero siempre es muy calido recibirlos.

ANA dijo...

Enhorabuena, un premio merecido.
Ya sabes, a ponerlo por ahí, donde se vea.
Un beso,
ana.

Maria Coca dijo...

ENHORABUENAAAA!!!!!!!!!!!!

Te lo mereces. El relato es fantástico!!!!!!!