La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible

La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible
La 2ª edición de mis novelas tú lo has hecho posible.Un millón de gracias!!!

martes, febrero 28, 2017

RECORDANDO

Hoy leyendo las letras que no veía por eso de leer para no pensar porque mi cabeza en vez de ser cabeza era un botijo repleto de migrañas, recordé aquel muchacho de pelo del color de los trigales en tardes revoltosas de verano.  Ojos de mar con briznas acarameladas y mirada pícara. Era un buen chico y yo bebía los vientos por él. Era de esas personas que, al tratarlas, sabías que a su lado todo iría bien, la maldad no estaba ligada a su alma, y la juventud junto a él podría ser eterna. No reía abiertamente. Recuerdo que la sonrisa quedaba colgada a un lado de su boca, pero a pesar de ser como una media luna, era franca con leves tintes de timidez con lo que aún la hacía más irresistible.

Recuerdo una tarde de verano, al cielo le habían echado un bote entero de pintura azul tan intenso como vital. El viento zarandeaba nuestros cuerpos y nosotros tratábamos de guardar un equilibrio en la punta de una roca mientras abajo el mar se batía contra sí mismo. Estábamos fascinados por su bravura, el oleaje estrellándose y volviéndose a reinventar en espuma. Presentí, pese a mi juventud, que aquel momento era especial y no se volvería a repetir ni aquella sensación que navegaba dentro de mí ni aquel instante de azul, entonces levanté el rostro y miré con todas mis fuerzas al muchacho, me metí en sus ojos para coserlos a mi memoria.

Y aquella época se esfumó, se diluyó en el tiempo, los años giraron nuestros caminos y, cuando le volví a encontrar,  el trigal de su cabello eran cenizas rubias. Su mirada, opaca y esquiva. Su sonrisa, una cínica media luna  tan oscura como la noche; aun así me quedé prendada, pero esta vez de la decepción. Ya no era aquel muchacho, la vida le había cosido al bies las aristas de su rostro y su porte estaba preñado de desencanto.
 De nada servía escarbar, el ayer se había llevado todo el hechizo; entonces he cerrado  la memoria del recuerdo y he seguido leyendo sin leer.

6 comentarios:

Macondo dijo...

Solo el amor incondicional permite superponer con éxito imágenes tan distintas. Si no lo hay, se impone la realidad.

Ambar dijo...

La mayoría de las veces es mejor no volverse a encontrar con las personas o incluso con los lugares que guardamos como preciosos tesoros en nuestro recuerdo. Nada es igual con el paso del tiempo, y antes que la decepción de lo que nos encontramos en el presente es preferible que se queden empolvados y quietos en nuestra memoria.
Besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

El tiempo nos zarandea y nos deja su huella...Lo importante es que, la capacidad de asombro y la curiosidad permanezcan intactas para seguir descubriendo el milagro de cada día...
Mi abrazo y mi cariño.

Pedro Luso dijo...

Belíssimo texto, sempre sensível e escrito com maestria. Gostei muito. Parabéns.
Abraços.
Pedro

Maria de la Luz dijo...

Precioso!! Es maravilloso quedarse inmerso en los recuerdos, ellos no devuelven una y otra vez la intensidad intacta de los maravillosos momentos que nos tocó vivir. Saludos!!

Laura. M dijo...

Los buenos recuerdos que tan bien guardamos, a veces nos juegan malas pasadas, y es mejor dejar que se vayan diluyendo, aunque cueste.
Besos.