viernes, febrero 08, 2008

MUSARAÑAS A BABOR


Anoche hablé con él; eran más de las tres. Estaba yo leyendo a las musarañas una historia de contradicciones sobre un día espeso en el que te ponen contra las cuerdas y te machacan en el primer asalto y, a pesar de estar vencido, te levantas una y otra vez aguantando los doce asaltos impávido, moribundo y la dignidad intacta. Tu contrincante al verte desnudo y herido, pero con la autoestima a salvo, aún le da más coraje y trata de darte el estoque, el golpe bajo para que te rindas.
… Y contaba a mis queridas musarañas que el protagonista de mi historia no conoce la palabra rendirse, tiene demasiada escuela, cicatrices en el alma y que, aunque vuelva a casa con el corazón roto, piensa que siempre que ha llovido ha salido el arco iris. Las experiencias malas, los días negros hay que leerlos del revés si quieres volver a amanecer.
Llegó un momento en que mis queridas musarañas bostezaban, ya estaban aburridas de oírme (no me extraña, pasamos muchos ratos juntas), cuando, como decía, apareció él, altivo, dominante, prepotente. Quise huir, meterme en el armario escobero, apagar la luz para que se diera contra una esquina; imposible. Me cogió, me puso frente a él para que le mirara de tú a tú y. así. me tuvo hasta cerca de las siete en que se aburrió de mí, ya me había chupado toda la energía, había robado todo lo que me quedaba y, como un experto ladrón, se marchó por la terraza, hacia el horizonte que anunciaba un nuevo día.
Recogí a mis musarañas y a mi personilla y me tumbé en la cama; al fin el insomnio, cleptómano, chorizo de mis sueños, se había largado con viento fresco.
¡Hasta dentro de nueve días, Amigos!, en Buenos Aires bailaré un tango a vuestra salud.

5 comentarios:

carlota dijo...

Hija, yo creo que eso es porque tiene envidia de que te vas de viaje...no? yo también. Pásalo muy bien, y nos cuentas a la vuelta. Un abrazo enooooormmmme.

ANA dijo...

si porfa, es un encargo importante por cumplir.
Y si conoces a algún argentino interesante nos cuentas, tienen mucho encanto hablando, no sé qué es exactamente si el acento o la forma de construir el lenguaje.
Un abrazo, pásalo bien, hasta la vuelta.
ana.

Nómada planetario dijo...

A la vuelta ya colocaré también algo sobre Argentiva, viste vos también pasé unos días allá.
Disfruta compañera.

juan rafael dijo...

Deja a las musarañas e intenta bailar con las musas.

Pepe Codoirnú dijo...

Si te encanta el cava, no sé como no brindamos. Yo estoy en mi estación. No soy Penélope, pero...

Un beso muy bonito,
Pepe.